Desaparecidas y asesinadas

El Sistema de Búsqueda de Personas Desaparecidas se activa por fin en el Perú y revela que este año han desaparecido 8,000 mujeres. Hay una conexión entre las desapariciones y los feminicidios que no se está investigando.

(Mabel Barreto)  Después de 17 años de lucha, por fin se creó el Sistema de Búsqueda de Personas Desaparecidas, conformado por una base de datos que administrará la policía (Registro Nacional de Información de Personas Desaparecidas RENIPED), el portal Desaparecidos en Perú, www.desaparecidosenperu.policia.gob.pe, y la Línea 114, dedicada a recibir llamadas con denuncias de desaparición.

Las primeras revelaciones del RENIPED confirman que todas las estadísticas sobre este tema se quedaron cortas: del total de 57 mil denuncias por desaparición recibidas desde el 2018, 35 mil 766 corresponden a mujeres. El presidente Martín Vizcarra dijo que de cada 3 personas desaparecidas, 2 son mujeres.    

De las 13 mil personas desaparecidas este año, según el RENIPED, ocho mil son mujeres, niñas y adolescentes.

Con información oficial se puede también establecer conexiones con otros delitos, lo que podría dar pistas para establecer qué está ocurriendo con las mujeres que desaparecen. Delitos como los feminicidios y la trata.

Desaparecidas que fueron asesinadas

“De 100 feminicidios ocurridos de enero a septiembre, en 25 se ha denunciado previamente la desaparición de estas mujeres”, señaló en una entrevista a la agencia EFE Eliana Revollar, Adjunta para los derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo.

Estos son algunos de los casos más dramáticos de feminicidios posteriores a una denuncia por desaparición de las víctimas, en lo que va de este año:

  • Julia Huancahuire: Había desaparecido hace 5 años cuando el 28 de setiembre su padre encontró el cuerpo enterrado de Julia en un silo en la casa donde vivía con su pareja (Majes, Arequipa).
  • Solsiret Rodríguez Aybar: El 18 de febrero se encontraron sus restos en la casas donde vivió con su esposo, cuñado y suegros. Permaneció desaparecida 3 años y medio.
  • Marlene Estrada Bolívar:  El 5 de setiembre apareció enterrada en vivienda compartida con su pareja (San Juan de Lurigancho, Lima) Segundo Apaza, quien se fugó con los dos hijos de ambos. Estuvo desaparecida 55 días.
  • Alejandrina Rosales Picón:  Su cuerpo fue encontrado el 10 de setiembre. Se presume que sufrió violación, por pruebas halladas, y luego fue asesinada. Estuvo desaparecida durante 44 días. (Mariscal Luzuriaga, Ancash).
  • A.Y.R.A.:  Sus padres buscaron infructuosamente a esta adolescente durante 41 días Encontraron su cuerpo el 5 de octubre en Mala, Cañete.
  • Darlene Rojas:  Fue reportada como desaparecida el 2 de marzo y su cuerpo fue hallado una semana después, calcinado. Había sido violentada sexualmente en una chacra cerca de su casa (Pucallpa, Ucayali).
  • Segundina Alania Plácido:  Fue encontrada degollada en Ambo, Huánuco, el 5 de marzo, tras estar 2 días desaparecida. Tenía 2 meses de gestación.
  • Cristina Alendes Vilca: Anciana de 86 años. Su cuerpo fue hallado, mutilado, el 15 de marzo en su parcela en San José de Los Molinos, Ica. Había desaparecido cinco días antes.

Conexión que debe investigarse

Son casos que evidencian que hay una conexión entre las desapariciones y los feminicidios, en un número importante:  el 25% de los feminicidios ocurridos este año, entre enero y setiembre.

Es la primera vez que se señala una cifra que pueda dar una idea de qué está ocurriendo con las mujeres desaparecidas.

Es importante también señalar los puntos comunes que se repiten en los casos: en 3 de los 10 feminicidios presentados aquí, los cuerpos fueron encontrados en su propia casa, en la vivienda que compartían con sus parejas. Así ocurrió en los casos de Julia, Solsiret y Marlene. Las parejas con la que compartían esa casa fueron sindicados como sus asesinos en 2 de los casos. La policía no buscó a las mujeres desaparecidas en sus propias casas.

En el caso de Marlene, su cuerpo estuvo en su casa durante 55 días, durante los cuales Segundo Apaza, su marido y padre de sus hijos, se presentaba ante la policía y la prensa preocupado e indagando por el paradero de ella. Apenas se descubrió el cuerpo, se dio a la fuga.       

“Entonces, sí hay una conexión entre lo que pasa con ellas y las formas de violencia que pueden ser causa de la desaparición, muchas veces, pero también consecuencia. Temas de feminicidio o trata de personas y una serie de situaciones y vejámenes que podrían estar consideradas, si no se toman en cuenta para una investigación inmediata”, afirmó Revollar. 

Esa conexión debe investigarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s