Más de cien mil emprendimientos y MYPES liderados principalmente por mujeres desaparecerían de no acceder a fondos de reactivación

ONGs con servicios de microfinanzas que canalizan créditos para estas emprendedoras piden ser incluidas como operadoras en programas de reactivación y asistencia técnica.

 

Más de cien mil mujeres emprendedoras que dejaron la pobreza gracias al autoempleo podrían recaer en ella si no se atiende su necesidad de acceder a los fondos crediticios que el gobierno está impulsando para que sus emprendimientos y MYPES puedan afrontar la emergencia. Son las mujeres que generan sus propios ingresos dedicándose a las ventas, sea en forma ambulatoria, en sus casas o tiendas. Y también, aunque en menor medida, las que ofrecen servicios (costureras, preparación de comidas y otros pequeños negocios) y las que se dedican a la producción (productos de carpintería, engorde de animales de corral y otros).

El cálculo es el estimado en base a la cartera de créditos vigentes hasta diciembre del año pasado por 12 ONGs con servicios de microfinanzas, las mismas que integran el Consorcio de organizaciones privadas de promoción al desarrollo de la micro y pequeña empresa (COPEME). Hasta fines del año pasado esta docena de ONGs, otorgaron en total 123,157 créditos a microempresarias activas,   principalmente a través de la metodología de bancos comunales, según el Informe COPEME Diciembre 2019. Ellas son quienes se verían afectadas en el actual contexto, pues las ONGs con servicios crediticios fueron su palanca de apoyo a lo largo de su actividad, al facilitarles créditos que no obtendrían en otras fuentes financieras al no calificar por su condición de microempresarias.

Ahora se tiene que facilitar la continuidad de sus pequeños emprendimientos empresariales y el flujo de ingresos para sus familias. Para estas microempresarias el acceso a nuevos créditos es vital, la única forma de garantizar nuevo capital de trabajo, reestructurar sus negocios y refinanciar sus deudas. “De no contar con estos fondos, estas mujeres emprendedoras podrían reingresar al círculo de la pobreza, de la que tantos años les costó salir en base a su trabajo y esfuerzo, pues sus negocios prácticamente desaparecerían”, afirma Jack Burga, integrante independiente del directorio de CrediMujer Manuela Ramos, la unidad de microfinanzas del Movimiento Manuela Ramos.

El pasado 18 de abril la congresista Carolina Lizárraga, presidenta de la Comisión de la Mujer y Familia del Congreso, envió una carta a la ministra de Economía y Finanzas, informando sobre la actividad social que realizan las instituciones con servicios de microfinanzas al facilitar los créditos para microempresarias y sumándose al pedido de encontrar mecanismos para incluirlas en los programas de reactivación económica.

Se adjuntó en esta comunicación una carta del Movimiento Manuela Ramos, que pide fortalecer un mecanismo específico para que los fondos a cargo del Fondo de Apoyo Empresarial a la MYPE  y otros que está impulsando el gobierno, sean canalizados a las microempresarias a través de  las ONGs con servicios de microfinanzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s