Manuela Ramos a Ministro de Educación: ejerza su rectoría y autonomía, enfoque de género debe permanecer en el Currículo Nacional

Ante la fragilidad institucional mostrada frente la injerencia de sectores conservadores y fundamentalistas y que se viene expresando en la sistemática desaparición de la categoría género en importantes instrumentos de política y gestión; y ante su inminente supresión como enfoque en el Currículo Nacional de la Educación Básica, el Movimiento Manuela Ramos ha enviado una carta al Ministro de Educación, en la que le manifestamos que esperamos se haga prevalecer los estándares de derechos humanos, los compromisos suscritos por el Estado peruano y la laicidad pública por encima de cualquier consideración ideológica o confesional, y ante la presión que se ejerce desde el Congreso, hacer respetar su rectoría en materia de Educación, así como su autonomía como parte del Poder Ejecutivo.
Texto de la carta enviada por el Movimiento Manuela Ramos al Ministro de Educación:
Lima, 24 de mayo 2018
Sr: Daniel Alfaro Paredes
Ministro de Educación
De mi consideración:
Reciba Ud. un saludo del Movimiento Manuela Ramos, organización que desde 1978 apuesta por la igualdad de género, la plena vigencia de los derechos humanos de las mujeres y la laicidad pública como garantía de los mismos.
Conocedoras de que su Despacho se encuentra ante la expectativa ciudadana respecto de la incorporación del enfoque de género en el Currículo Nacional de la Educación Básica, y que esta expectativa contiene posiciones antagónicas, queremos expresar nuestro reconocimiento por las consultas que viene realizando y, a la vez, dejar constancia de nuestra posición.
En primer lugar, es necesario señalar que el enfoque de género no es un producto “ideológico”, la categoría género surge desde la academia, cuando se observó cómo las diferentes culturas asignan a las personas roles y valoraciones sociales diferentes y jerarquizadas, de acuerdo a su sexo biológico. El género surge como una categoría analítica que se utiliza en casi el 100% de las instituciones académicas del mundo y que incluso tiene programas especializados de prestigio.
En segundo lugar, sobre la importancia del enfoque de género en la Educación y en el Currículo Nacional de la Educación Básica, señalar que su contribución fundamental para que la educación como concepto y como derecho cumplan su finalidad de acuerdo a la ley general de educación, pues permitirá desarrollar competencias para el reconocimiento y valoración de las diferencias entre mujeres y hombres, para el trato respetuoso y el rechazo de toda forma de violencia y discriminación, proyectándola desde los espacios de aprendizaje escolar hacia todas las relaciones sociales, logrando “mejores condiciones para una educación integral, abierta, flexible y permanente [… ] que habiliten a las los estudiantes para la vida social y el ejercicio de una ciudadanía con derechos y responsabilidades” (OS 004-2018-MINEDU). La educación es fundamental para la transformación de los patrones socioculturales que están a la base de la reproducción social de la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres.
Por lo señalado anteriormente, afirmar que el enfoque de género busca “homosexualizar a las personas”, no sólo constituye un grave error de comprensión del concepto de género, sino que es una peligrosa y malintencionada tergiversaciónde las categorías de análisis que se utilizan para comprender la desigualdad y la violencia que afecta históricamente a las mujeres y que está documentada a través de estudios y evidencia científica acumulada durante décadas.
En ese sentido, conocedoras de que su Despacho tiene el propósito de adoptar una “posición institucional” respecto a este importantísimo asunto, queremos manifestarle que para el Movimiento Manuela Ramos, dicha posición institucional significa hacer prevalecer por encima de cualquier consideración ideológica o confesional, los estándares universales de derechos humanos y los compromisos suscritos por el Estado Peruano, y requiere el estricto respeto de la laicidad pública. Una posición institucional exige especialmente un ejercicio público y riguroso de la rectoría, que sin desconocer la importancia de la opinión de la sociedad civil y la representación congresal, despliegue su autoridad y competencia en materia de educación, haciendo respetar su autonomía como parte del Poder Ejecutivo.
Agradeciendo la atención a la presente me despido,
Atentamente,
Victoria Villanueva Chávez
Directora
Movimiento Manuela Ramos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s